Club de Lectura: Tributo a Roald Dahl (Charlie y la Fábrica de Chocolate)


Esta primavera hemos leído el libro "Charlie y la fábrica de chocolate", de Roald Dahl, de 1975. Ha sido una de las pocas veces en las que nos hemos saltado la regla de leer el libro primero y luego ver la peli. Aunque en este caso tengo que decir que Tim Burton (otro GENIOOOOOO!!) logra reproducir tan fielmente el espíritu del libro que no me ha importado haber visto primero la peli. Y en estos días Roald Dahl vuelve a la gran pantalla con BFG, esta vez gracias a Steven Spielberg. ¿Alguien la ha visto? Esta vez sí quiero leer primero el libro! Y el musical de Charlie y la fábrica de Chocolate está en cartel en Londres y llegará a Broadway el próximo año ¡Un genio Roald! Un adelantado para su época y brillante escritor!! Nos ha encantado el libro! Me derrito viendo a mis niños mirándome leer en voz alta y haciendo todo tipo de expresiones en su rostro, según va avanzando la lectura. (para todo lo demás, mastercard jaja!!). Nos encantó la genial imaginación de Roald Dahl, la exquisitez en los relatos, la traducción es muy buena y las ilustraciones de Quentin Blake tienen un estilo inconfundible (Si no me equivoco ha ilustrado absolutamente todos sus libros...)


Y, como ya es tradición por aquí, quiero resaltar uno de los párrafos que más me ha hecho reflexionar. Se trata de un fragmento de la canción que los Oompa-Loompas cantan después de lo que le sucede a Mike Tevé:

"En todas las casas que hemos visitado
así a los pequeños hemos encontrado:
absortos, dormidos, casi idiotizados, 
mirando la tele como hipnotizados, 
con los ojos fijos en esa pantalla
hasta que sus órbitas parece que estallan.
(...)
Oh, sí, ya sabemos que los entretiene
y que por lo menos quietos los mantiene.
No gritan, no lloran, no brincan, no juegan,
no saltan ni corren, tampoco se pegan.
A usted eso le da mucha tranquilidad,
es libre de hacer muchas cosas, ¿verdad? 
Mas yo le pregunto: ¿ha pensado un momento
para qué le sirve a su hijo este invento?
¡LES PUDRE TODAS LAS IDEAS!
¡MATA SU IMAGINACION!
(...)
los niños, ¿Qué hacían
 para divertirse,cómo entretenían 
sus horas de ocio, qué los mantenía
tranquilos, contentos, quietos y callados,
felices, absortos y atentos
antes de que ete diabólico invento 
se hubiese inventado?
¿No lo recuerda? Se lo diremos
en vos muy alta, lo gritaremos 
para que acierte a comprender:
¡SOLIAN... LEER, LEER, LEER!
(...)
Historias fantásticas y maravillosas
(...)
¡historias que hacían que el tiempo volara!

Tengo que decir que este texto me ha golpeado duro. Si bien no tenemos tele en casa y la lectura es un hábito diario (tanto para adultos como para niños y como familia entera), ¿quién está libre hoy en día de las benditas pantallas? ¿No es verdad que muchas veces lo fácil es "enchufarles" un dibujito, una película o dejarles jugar a la tablet para que "no molesten" o nos dejen "hacer"? ¿Cómo medimos el uso que los niños dan a las pantallas? ¿Y nosotros mismos, los adultos? ¿Cuánto tiempo estamos conectados, enchufados, enganchados?? ¿Tenemos un horario para usar el teléfono? La computadora? El facebook, instagram, snapchat? Somos coherentes con lo que pedimos a los niños? 
Ufff! Roald Dahl me ha hecho pensar! No pretendo ser moralista ni ponerme de ejemplo en nada... Como siempre digo, comparto desde lo que yo misma voy aprendiendo, leyendo y creciendo... 
Recomiendo el libro al 100%, aunque alguna frase nos suene a regañina para nosotros- padres y madres de la sala... Todos estamos en camino de crecimiento y aprendizaje. 
A por un verano (o invierno!) con muchas más aventuras, lecturas y juegos que pantallas!! 

No hay comentarios

Publicar un comentario

© Fanny at Home • Theme by Maira G.