Descanso (post personal)

La versión de mí misma de hace unos años nunca habría publicado fotos así en su perfil. No es que no hiciera cosas como estas de vez en cuando (cuando me sentía lo suficientemente autorizada o cuando trabajaba tanto que creía que me lo había ganado)... Simplemente no lo compartía, incluso trataba de ocultarlo pues por alguna razón había llegado a creer que si descansaba no era lo suficientemente cristiana, lo suficientemente espiritual, o lo suficientemente fuerte... Sentía que estaba dando un mal ejemplo a los demás o incluso, quizás, que estaba desilusionando a algunos (hasta a Dios) con mi conducta. No sé de dónde saqué esa teología equivocada, pero eso es lo que creía.
Ha sido un largo proceso y aún estoy aprendiendo, y a veces los "gremlins" (como les llama Brené Brown) vuelven a aparecer en mi cabeza, pero voy dando pasos.


Este fin de semana me tomé unos días de retiro personal. Con algunos libros, el tejido, mis acuarelas y un cuaderno, me fui a descansar. Sabía que iba a ser bueno y positivo, pero como siempre, fue mejor de lo que esperaba. Esos días me nutrieron, me renovaron en cuerpo, alma y espíritu.

¿Y sabes qué? Mi descanso también redunda en lo que tengo para dar a mi familia y al mundo. Porque cuidar bien de mi misma significa que la gente a mi alrededor (especialmente mi familia) recibirá lo mejor de mí, en vez de las sobras.

Te comparto esto no para que envidies mi vida o para que digas "qué suerte", o "quién pudiera"... (créeme, yo estuve en esa postura/actitud y sé de lo que hablo!). Te lo comparto como una invitación: la invitación a que te unas a la revolución silenciosa de quienes buscamos vivir en un ritmo más sostenible con nuestro diseño humano. Necesitamos descansar, por dos razones: por que somos humanos y porque fuimos creados a la imagen de Dios. Y en el séptimo día, Dios descansó.
La realidad es que si quiero que mi vida refleje la imagen de Dios, tengo que aprender a descansar, y aceptar el descanso como un regalo divino. 
Somos más parecidos a Dios cuando descansamos, pues desde una vida descansada reflejamos su imagen más nítidamente.

Así que aquí va mi invitación: ¿puedes pensar en un día completo de descanso a la semana? ¿Cómo sería? ¿Qué sería para tí descansar? ¿Puedes pensar en 5 minutos al día de TOTAL descanso? ¿Puedes pensar en una hora al día? Henri Nouwen sugirió la siguiente "fórmula": una hora al día, un día a la semana, un fin de semana al mes, una semana al año. ¿Podrías apartar un fin de semana al año?
Tomarme unos días cada año ha sido una de las prácticas espirituales que más me ha ayudado en mi vida. Te la comparto, por si te puede servir también.
 Esto es lo que salió de mi tiempo de meditación. Una versión de Sofonías que no conocía... "El te tranquilizará con su amor".
También leí una versión nueva del Salmo 23 que decía: "En verdes prados ME DEJA* descansar"

(* ME DEJA: me autoriza, me da permiso.)

Acepta la invitación del Buen Pastor que nos da permiso para descansar.
Sigue el ejemplo del Dios del universo, que el séptimo día, se tomó el día y descansó. 

Que tengas una buena semana. 





No hay comentarios

Publicar un comentario

© Fanny at Home • Theme by Maira G.