{THE 100 DAY PROJECT: 100 WORDS THAT SHAPE ME}- DÍA 3: TÉ


Día 3: TÉ


"Los días de lluvia deberían pasarse en casa, 
con una taza de té y un buen libro” 
(Bill Waterson, The Calvin and Hobbes 
Tenth Anniversary Book)
Soy tetera desde que tenía… mmmm, no lo recuerdo. Desde que tengo uso de razón, el té ha formado parte de mis mañanas, mis desayunos, meriendas y cenas. A los siete u ocho años comencé a tomarlo solo- sin leche y sin azúcar- como mi mamá.

Siempre tengo té en casa. Puedo quedarme sin azúcar o sin papel higiénico, pero si falta el té en casa es que ha venido el fin del mundo o algo grave-gravísimo ha sucedido. De hecho, no creo que alguna vez haya ocurrido, aunque sí las otras dos. Con el tiempo, mi gusto se ha ido refinando y tengo un tipo de té para cada momento del día, y alguno para ocasiones especiales o celebraciones. Tengo la dicha de vivir en un lugar donde llueve mucho, así que adherimos fielmente a la sugerencia de Waterson y pasamos los días en casa entre libros y té. A diario. Varias veces al día.

La autora Jill Briscoe afirma que “no hay nada que calme más a una dama inglesa que poner a hervir el agua. Creo que cada crisis necesita una tetera, un tiempo para sentarse y recomponerse; un amigo amable para compartir la pausa, sentarse junto a uno y decirle: ‘come algo, te sentirás mejor’.”

No tengo constancia de tener sangre inglesa, pero me siento muy identificada con estas palabras: me levanto por la mañana y una de las tres primeras cosas que hago es poner a hervir el agua; si he pasado muchas horas fuera de casa, cuando llego, lo primero que hago es poner a hervir el agua; después de cenar, cuando quiero un momento tranquilo con mi esposo, pongo a hervir el agua. Si hay un problema, o una situación difícil, o un “tenemos que hablar”, pongo a hervir el agua… Y ahora mis niños, al entrar en sus 9, me piden “un tecito” a la hora de la lectura en voz alta, algo que hacemos a diario. Mientras lo escribo, lo pienso y me emociono… ¿De dónde se les ha ocurrido sino de verme a mí hacerlo cada día durante 9 años?
"El té templa el espíritu, armoniza la mente, disipa la lasitud y alivia la fatiga, despirta las ideas y evita la somnolencia", dice Lu Yu en el Libro clásico del té.  Así lo vivo diariamente.
El té ha sido y es mi bebida de preferencia, algo que asocio con las cosas buenas, con todo lo que le hacen bien a mi alma. El té me conecta con la vida simple, con la vida lenta y sin ruido, con la tierra, con mis ser interior, con el otro –cuando es un té compartido-con los libros, con mi esposo, mis hijos, con mi Creador a quien le digo: ¡Gracias por el té!

Para ponderar:
¿Cuál es tu bebida de preferencia? ¿Puedes identificar por qué? Si no es una bebida, ¿Qué es aquello que te conecta con un estilo de vida tranquilo y simple, que te conecta contigo mismo, con los demás, con el mundo y con tu creador? ¿Qué es aquello que hace bien a tu alma? ¿Qué es aquello (una comida/bebida, una práctica, una actividad) que te hace estar agradecido de que exista en tu vida?

No hay comentarios

Publicar un comentario

© Fanny at Home • Theme by Maira G.